¿Por qué me gusta esta foto?

Fotografia de Judy Dater

Fotografia de Judy Dater

La primera vez que vi esta foto me llamó la atención, ¡que escena tan curiosa, casi cómica!, me sugirió miles de historias y preguntas ¿Qué quería decir esta escena?, ¿Por qué ese lugar?, ¿Quién era esa anciana con una Rollei cargada sobre sus hombros y con cara de reproche a una modelo que le sonríe con cierta picardí­a?.

La fotógrafa tiene su historia, la autora es Judy Dater, que como se puede leer en el oráculo de la sabiduría (Wikipedia) era fotógrafa y feminista, lo cierto es que esta fotógrafa tiene una visión particular de la mujer que se refleja en una amplia variedad de retratos fabulosos y un trato de desnudo de especial singularidad.

Dater, es una de esas personas que muestra con toda su naturalidad el desnudo, en este caso la modelo es su amiga Twinka, musa de muchas de sus fotografías. Pero lo más intrigante es la señora de la cámara, ¿Quien es? pues nada más ni nada menos que Imogen Cunningham. Tres grandes amigas en una sola foto.

Pero esta fotografía encierra más cosas, no soy yo de intentar ver más allá¡ de lo que el propio autor refleja pero si se lo que me sugirió esta foto, recordé esos cuadros de desnudos en el bosque, de ninfas bailando pero la imagen de la anciana rompía todo el esquema, investigando un poco sobre la foto descubrí la relación con un cuadro en concreto uno de Thomas Hart Bento, llamado Persephone.

Persephone de Thomas H. Benton

Persephone de Thomas H. Benton

Todo empieza a encajar, dos grandes fotógrafas, una modelo que además es escritora e hija de pintor y la mitología de Persephone. Cuantas cosas para una solo foto.

Pero lo que me impacta sobre todo es la actitud de las dos protagonistas, su cruce de miradas y ese semblante serio, austero y casi en actitud de reproche que Imogen interpreta, por otro lado contrasta la pose relajada de la modelo desnuda. Hoy en día es posible que esta foto pase desapercibida o parezca poco elaborada, poco postprocesada, sin encuadre claro, sin nubes dramáticas (aunque no se vea el cielo se puede meter niebla con el dichoso programita que nos quita horas de descanso), falto de imaginación, sin marcar las arrugas de la cara hasta que parezcan cicatrices, falta de contraste, incluso alguno encontrar­ halos!!!

Judy Dater

La obra de Dater está repleta de retratos y desnudos con mucha historia, la fotografía no deja de lado su militancia feminista pero desde un punto de vista de una fotografía muy psicológica, reivindica a la mujer, a su cuerpo y sus derechos, mostrando un sentido profundo de la energía emocional, la tensión sexual y la reflejando el carácter emblemático de los años 60 y 70 que es donde se centra su principal trabajo. Dater sigue experimentando con el retrato, el autorretratos, los paisajes desérticos y siempre desde una perspectiva rupturista y personal. Actualmente Dater vive y trabaja en Berkeley, California. Sus obras más recientes son simples fotografías de personas contra un fondo negro – un enfoque minimalista que crea el retrato crudo y desenmascarado, muy poco prodigada en el mundillo digital y centrada en la universidad como profesora de fotografía.

Etiquetado con: ,